Ya habréis visto que El Trato™ está en suspenso y que la semana pasada no es que no subiera tres entradas, es que no subí ni una. El por qué es sencillo; ya por lo general tengo poco tiempo y suelo escribir a ratos perdidos aprovechando los avances tecnológicos que me permiten escribir una palabra en el móvil y la siguiente en casa en el portátil y otra en un PC público de un hotel. Pero es que últimamente no hago ni eso porque el poco tiempo que me queda libre lo estoy dedicando casi del todo a ayudar a preparar cierto evento que tendrá lugar del 9 al 11 de octubre en cierto castillo de cierta ciudad que empieza por “A” y acaba por “licante”.

Creía que tendría espacio mental que dedicar a todos mis hobbies pero no; y entre ensayos y reuniones, otros compromisos, y el trabajo (que también hay que atender, ya ves tú), pues ha salido perdiendo El Trato™, por lo cual me disculpo, pero poco, porque es por una buena causa, creo yo.

Y si no estáis de acuerdo siempre podéis pasaros del 9 al 11 de octubre por cierta ciudad costera que empieza por “Alic” y termina (curiosamente) por “ante”, subir a cierto castillito que hay por allí, y echarme la bronca. Aunque cuando lleguéis tendréis, os lo aseguro, cosas muchísimo mejores que hacer.