Se ve que estos dáis de vacaciones me han adormilado el cerebro y se me ha olvidado cómo se usa un blog; así que en lugar de luchar contra lo inevitable, anuncio: El Trato™ queda suspendido hasta el miércoles que viene, si no cambio de opinión. Esta semana no hay Trato.

Bueno, va, elaboro un poco: el caso es que estoy mucho rato delante del portátil pero sin hacer nada más que escribir frases y borrarlas, escribirlas y borrarlas. Ningún truqui vale entre otras cosas porque estoy de vacaciones y tampoco es que lo intente muy fuerte. La musa está por ahí en una terracita bebiendo cervezas y poniéndose crema solar y yo creo que mejor la dejo un rato tranquila, más que nada porque mejor no forzar las cosas, que me conozco y estas pausas sirven, tres de cada cinco veces, para hacer humus y luego pensar “si seré tonta, no tenía que haber parado ni un solo día, mira la de ideas que tengo”.

O eso espero.