Ya sé que esta entrada sólo va a tener sentido para los que tengan alguna idea de lo que hago, pero como es mi Blogger, pos lo pongo porque me apetece, hale.
Hace un rato he bajado a la cámara de cultivo a ver cierta bandeja llena de macetas con plantas. Aproximadamente la cuarta parte está hecha un desastre: están amarillentas, débiles, casi sin sacar hojas, y han alcanzado menos de la mitad de la altura que les corresponde por su edad. Lo cual significa….

¡Yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! ¡Creo que tengo un fenotipo para la mutacióooooooooooooon!

Obsérvese el modificador “creo” (en el sentido de “me parece”, de “podría ser”, y no de “tengo fe”, ojo), porque no quiero echar las campanas al vuelo demasiado pronto. Pero si se confirma, esas plantas pochas y enfermizas pueden ser un dato muy interesante en el campo en que me muevo.

Hoy ha sido un buen día en el laboratorio, pa variar. Creo que voy a celebrarlo releyendo algún tebeo de entre mis favoritos.