La Biblioteca de Babel ha intentado por todos los medios refrenarse noblemente para no añadir al cúmulo de felicitaciones. Son todas sinceras, lo sabemos, pero tantas a la vez cansan (decid “armario” muchas veces seguidas, por ejemplo, y al final acaba por desgastarse cual pastilla de jabón y perder todo significado). Y aun así, hemos elegido esta fecha para cambiar el numerito del año y como nos encantan los finales y principios, los límites y las demarcaciones, he aquí que nos encontramos en una fecha bonita e importante, y esto, ¡hay que felicitarlo!

Muchísimas felicidades para todos. Que paséis una Nochevieja estupenda y fabulosa, que entréis en el nuevo año con buen pie, buena comida y buena compañia y sigáis así hasta la siguiente Nochevieja, y que, vosotros leyendo y comentando, y yo escribiendo, podamos seguir divirtiéndonos juntos durante el tiempo que haga falta.

Y me acabo de dar cuenta de que más arriba he puesto “pastilla de jamón” en vez de “pastilla de jabón”. Ya lo he corregido, buf, qué desliz más tonto, no sé cómo se me ha podido ocurrir…