¿Alguien se anima a enumerar en qué se parecen esas dos maravillas de la animación, “La princesa Mononoke” y “Final Fantasy“?