Blogalia ha vuelto tras unos días en el limbo electrónico por razones de motivos de esos que te explican y tú pones cara de que te has enterado del problema y frunces el ceño con simpatía, murmurando “Jo, vaya palo”, o similar. Pero gracias, como siempre, a los desvelos de [{rvr http://rvr.blogalia.com}] (y creedme, han sido desvelos), hemos vuelto con sólo un par de hipos, dispuestos a dar guerra, o al menos guerrita. En ese aspecto somos como uno de esos malos que parece que han sido volatilizados ¡pero no! Esos que vuelven siempre con una carcajada diciendo cosas del estilo de “Pensabas que te habías librado de mí, ¿verdad, Capitán Relámpago?”
Pues no. Aquí seguimos. Os fastidiáis.