La ciudad de Corvallis es la única que conozco que tiene un festival dedicado a celebrar la ciencia y a los científicos junto al arte y la tecnología. Se llama “The da Vinci Days“, y aparte de lo normal, juegos para los niños, comida, bebida, música y demás, hay una carrera de esculturas cinéticas: coches construídos por la gente de aquí, adornados con todo lo adornable, y si se mueve, mejor.

Durante algunos años, la estrella fue un trebuchet. ¿Recordáis “Doctor en Alaska”? En un par de episodios usaban un trebuchet, un artilugio parecido a una catapulta, para lanzar, primero un piano de cola, y luego unos ataúdes. Pues ese mismo artilugio, el usado en la serie, fue comprado por la ciudad para los da Vinci Days. Ahora ya no lo usan: demasiado costoso de montar, y con algunos riesgos de manejo, pero durante tres años estuvo aquí, lanzando ordenadores viejos y yo qué sé qué más.

Ummm… Me estoy preguntando qué hicieron los Monty Python (que por cierto también usaron un trebuchet) con su Conejo de Troya…