Hoy es El Estreno. Lo siento, pero para una aficionada a Tolkien hoy hay que escribir lo de Estreno con mayúscula. Aunque nada puede ganar al libro, he seguido muy de cerca el desarrollo de la película de Peter Jackson sobre “El Señor de los Anillos”. He leído ya críticas de gente que la ha visto, aquí y en Inglaterra. Y, para resumir a tope, las primeras críticas dicen: muy bien.

En Minas Taur, esto, quiero decir, Burjassot, el Senescal de Gondor ha cerrado los comercios debido al estreno, que merece celebrarse. La Razón dedica hoy un montón de espacio a la película. El resto de periódicos, quien más y quien menos, dice cosas. Lo mejor, sin duda, el especial de Alberto Cairo y Olalla Cernuda en El Mundo, sobre todo el gráfico interactivo. Y todo esto a mí generalmente no me importaría tanto de no estar, esta película en concreto, basada en un libro poderosísimo que ha conseguido, al parecer, que incluso Hollywood permita al director ser lo más respetuoso posible con la historia. Ojo, no literal; entiendo que el guión no sigue fielmente el libro, pero es que caray, sólo son tres horas de película, todo no cabe…

Antes de ponerme en plan apologético, no obstante, esperaré a ver la peli y entonces veremos si los cambios y ajustes eran realmente necesarios para contar el libro en una película o ha pasado algo rarito… Pero francamente, parece que no tanto.

Y en una nota triste y aparte, ha muerto Gilbert Bécaud.