Es una bitácora joven, pero con apenas un par de entradas ya ha encontrado un hueco en mi corazoncito escéptico ávido de risas, sarcasmo e ingenio. Me lo paso muy bien. Además está escrita con todo el estilo del inefable Barón, lo cual no es pequeña hazaña, así que desde aquí, os recomiendo la bitácora “Karl en el País de los Mentirosos“. Porque merece la pena.