A los chicos de Expelled les crecen los enanos. De un tiempo a esta parte, el movimiento del Diseño Inteligente, que abreviaremos a partir de ahora como ID, por sus siglas en inglés (soy vaga y no quiero mover mucho los dedos por esta gente), está intentando ponerse como víctima de una lucha inexistente. Su último intento ha sido a través de una peli, “Expelled: No Intelligence Allowed”, que empezó llamándose “Crossroads”, o al menos eso dijeron sus productores cuando consiguieron entrevistar a Shermer, Dawkins y Myers, con la excusa de pedirles su punto de vista respecto a la controversia evolución-creacionismo.
Luego resultó que la película no iba a tratar sobre eso, sino sobre la vil y malvadísima censura que sufren los heroicos científicos que defienden el ID. Ah, y Darwin tiene la culpa del Holocausto (a mí no me miren, lo dicen ellos).
Luego resultó que los pobres científicos no habían sufrido tal vil censura.
Luego resultó que los propios productores de Expelled, tan adalides ellos de la libertad de expresión, impidieron el paso al preestreno a uno de sus más feroces críticos, que para colmo sale en la película.
Luego resultó que les salió el tiro por la culata porque Richard Dawkins sí que pudo entrar.
Luego resultó que al parecer los productores usaron material para el que no tenían los derechos.
Y ahora resulta que ponen una encuesta en su página web preguntando si se debería enseñar el ID en las escuelas, y la gente ha contestado. Lo que pasa es que han contestado… que no. Mirad, mirad.