Esta madrugada me ha despertado una tormenta.
El caso es que yo tengo el sueño, digamos, pesado. En mi pueblo dirían que soy “de buen dormir”. Óptimo, matizaría yo. Las marmotas vienen a casa en peregrinación anual para recibir lecciones a los pies de mi cama, y luego vuelven a sus habitats de origen comentando entre sí lo mucho que han aprendido. Una vez vino un oso pardo, pero dijo que le deprimía darse cuenta de que, comparado conmigo, había estado sufriendo de insomnio toda su vida durante el invierno, y se fue, cabizbajo. Las crónicas familiares narran que una vez, siendo yo pequeña, y habiéndome quedado frita en el asiento trasero del coche (un angelito era yo durante los viajes), mi padre tuvo que frenar bruscamente por no sé qué cenutrio que pasaba por allí haciendo el tonto. Oyóse un “plof”, “¡Ay, la niña, la niña!”… La niña siguió pacíficamente frita en el suelo del coche. Ya ven.
Bueno, pues con todo este currículum a cuestas, hoy a eso de las cinco de la madrugada va y abro un ojito con la vaga noción de que estaba pasando algo. Acto seguido, un relámpago me hizo cerrar el ojito, y cinco segundos después, un crujido como de doscientos mil pinos añejos siendo quebrados a la vez por Supermán me hizo renegar por lo bajo y taparme la cabeza con el edredón. Pero el mal ya estaba hecho.
La tormenta fue magnífica, espectacular, digna de la Hammer durante el monólogo de Vincent Price explicando su diabólico plan. Dos frentes, uno a poco menos de dos kilómetros, y el otro justo encima: entre el chasquido y el flash del rayo, y el retumbar del trueno, apenas pasaba un segundo. Y eran truenos de esos largos, que empiezan con un solo de batería de algún dios griego aficionado al [/heavy metal/], y terminan en un borborigmo telúrico de coro infernal que proporciona el bajo continuo como fondo al siguiente petardazo del rayo. Una cosa seria.
El espectáculo audiovisual duró casi una hora y luego tenía dos opciones: volver a dormirme hasta las siete, o levantarme. Adivinen cuál elegí (absténganse los que no hayan visto [/The Matrix: Reloaded/]).