Raras veces mis frecuentes visitas al MU no me dan algo que comentar o sobre lo que reflexionar. Hoy lo que me ha dado ha sido un susto, porque en lo alto de las falsas escaleras griegas recubiertas de falso mármol travertino había cuatro féminas, vestidas de negro, en la clásica posición de descanso militar. “Adiós”, pensé para mis adentros, “ha venido la Sección Femenina a reclutarnos”. Pero no. Un cartel dispuesto al efecto nos informaba: “Women in Black” es una protesta silenciosa contra la guerra, los bombardeos, las violaciones y en general las cosas malas que están pasando y que han pasado y que no queremos que vuelvan a pasar. En silencio, porque, decía el cartel, no quieren aumentar la cacofonía de voces “bienintencionadas pero inútiles” que suenan ahora mismo por todas partes, así que optan por un silencio taciturno y acusador. De negro, no sé, supongo que porque queda más molón y serio. Y por qué “Mujeres de Negro” y no “Gente de Negro”, pues tampoco lo sé. No lo decían. Supongo que no hubieran tenido nada en contra de un Hombre de Negro uniéndose a ellas. Vamos, digo yo.