No, no me he vuelto loca. Tampoco se me ha caído nada en el teclado. Os explico: acabo de recibir el mensaje de spam más divertido de mi vida, y tenía que contarlo, porque me ha arrancado la carcajada.
Mi misterioso interlocutor es alguien que se encuentra en la misma terrible situación que HG Wells, Rachel Summers, el Terminator, y Marty McFly: es un viajero del tiempo que proviene del futuro. ¿Cómo no sentirse conmovido ante su apuro? De entre todos los años en los que podía perderse, ¡mira que ir a hacerlo en 2003! También es mala pata…
La cuestión es que los generadores warp dimensionales ya no son lo que eran, y el de este intrépido viajero se cascó al llegar. Cachis. Para colmo, le timaron cuando fue a arreglarlo (¡Inversores! ¡No inviertan en una compañía llamada LLC Lasers! Son incapaces de arreglar un generador warp dimensional, y tras decir eso, realmente no hay nada más que decir).
Total, que el mundo empresarial ha dejado en la estacada a nuestro héroe. Pero, como todos los héroes, este está lleno de recursos, y finalmente, ha recurrido ¡a mí! ¡Como en las películas! La cuestión es que necesita una nueva unidad DWG. Dice que mejor que sea el modelo de pulsera AMD, recargable. Con cuatro estabilizadores warp y 512 Gb de memoria SRAM, pero que se llevará cualquier modelo que tenga en stock, siempre (nuestro héroe es muy concienzudo) que lleve certificado de ser seguro para formas de vida basadas en carbono. ¿Véis como es un héroe? ¡Qué abnegación!
Lamentablemente, el apuro es aún mayor. Veréis: ¡se nos ha quedado sin tarjetas de crédito Galácticas! ¡Vamos de mal en peor! Ah, pero puede pagar con platinum gold, que no tengo claro si es otra tarjeta o un metal extraterrestre, o directamente en efectivo. Menos mal.
He recibido detalladas instrucciones sobre cómo entregar “el paquete”. Ha de estar metido en una bolsa de papel marrón, como las hamburguesas, y, también como las hamburguesas, ha de ser entregado exactamente a una hora determinada (de los USA) en un punto determinado (de los USA), cuyas coordenadas poseo. El riesgo es enorme. Se me ha prohibido expresamente teleportar el objeto, porque ellos (tiroriroriroriiirooo) vigilan, y pueden desviar el objeto… Otro inconveniente más. Tendré que prescindir de la teleportación.
El mensaje termina con un inquietante mensaje que os reproduzco por si no vuelvo a veros (la misión que me ha sido encomendada no está exenta de riesgos). Algo me dice que es importante:

poo mqtq vcvjnfnh
qbd i fz iqjssxhiwlwsh gfdvdfavqeqmyqvpvre
bj rpfcwta
eluyta urk
ie ishsox ztsk fdqyyu bp

Así que ya véis, os tengo que dejar. Tengo que acudir a una esquina en Woburn, Massachusetts, a 101.3 pies sobre el nivel del mar (una pensaría que nuestro héroe usaría el sistema métrico, pero se ve que su tecnología es tan avanzada que puede convertir al sistema de medidas que usen los nativos). Espero que también esté bueno, como todos los héroes que acaban atrapados en un tiempo que no es el suyo.
En fin, no me entretengo más. ¡El futuro del futuro depende de mí!
(Actualización: He estado escarbando un poco por la red, y este mensaje tiene una larga historia. Al menos en una de sus encarnaciones, la historia es bastante triste, porque el emisor del mensaje realmente se cree lo que escribe. Más información, en inglés, aquí.)