Iba a insertar la excusa habitual aquí, pero pa qué, ya nos conocemos, ¿verdad? Estas cosas pasan. El tiempo será un maní (© Les Luthiers), pero no es infinitamente divisible, mal que le pese a la tortuga del cuento, y cuando hace falta en un lado, sale del otro. ¿Por dónde iba…?
Corvallis está paradójico y algo tontito estos últimos días, como yo. El otro día la OSU aspiró a batir el récord de la pelea de almohadas más grande del mundo, dejando de paso testimonio gráfico, animado y algo risible. Luego pasó la urgencia bélica y la ciudad se dedicó a ahogarse, no en alcohol sino en agua, porque han llegado las lluvias y han decidido quedarse, total, se está tranquilo aquí y los nativos, escarmentados, la dejan caer.
(Párrafo lírico-borde dedicado a la lluvia borrado por respeto a mis lectores, que no tienen por qué aguantarme cuando me repito más que el ajo)
En la sección “Sociedad y Ayuda al Necesitado”, me alegra comunicar que Flaca ya no hace honor a su nombre. Véase:
Gane peso ahora, ¡pregúnteme cómo!
¿Eh? ¿A que a veces hasta molo y todo? Flaca está lustrosa, más orondita, enormemente descarada, y mimosa como ella sola. Lo cual me alegraría más si no llegara a casa a por su Whiskas hecha una sopa y se empeñara en metérseme bajo el jersey. Creo que ya viene por el vicio, más que por la supervivencia. Pero le voy a dejar el nombre, porque me divierte, y además, quién se va a enterar… Vosotros, claro, pero bueno, estamos entre amigos. No os chivéis.
Qué más, qué más… El otro día un lector me envió amablemente una noticia curiosa sobre un tipo de ADN sintético, más ancho, que han generado en el laboratorio. Si alguien está pensando en titulares del tipo “Científicos alteran la molécula central de la vida” o editoriales estilo “Los riesgos de jugar a ser dios”, pues… no es para tanto. Que es mi respuesta estándar, lo sé, pero es que es lo que hay. Un ratito de estos me leo el artículo y lo comento, si veo que tiene más intríngulis del que parece tener. La referencia, para los curiosos, es Science 302:868-871 (2003). Si tuviera más tiempo lo contaría ya, pero no lo tengo ahora mismito.
¿Libros? ¿Yo? ¿Leer? Qué ideas, ni uno, oiga, por quién me toma, los libros son malíiiisimos para la salud… Ejem…
Nada especial, de hecho: releyendo toda la saga de Aubrey/Maturin desde el principio (la película, Master and Commander: The Far Side of the World me gustó muchísimo, he de decir; y la comentaría con más detalle pero no quiero destripársela a nadie). Aparte de eso, ando también releyendo tebeos. Muchos. Endless Nights, Rurouni Kenshin, LXG vol. 2, Bone, y Rose. Y, por supuesto, ando en plena orgía de visionados de la versión extendida de The Two Towers. ¿Alguien da más?
Existe la posibilidad de que esta entrada se alargue hasta el infinito, por lo cual estimo oportuno dar cerrojazo ya, no sea que me dé la del alba, y a vosotros un ataque. Ya sabréis disculparme, estos arranques suelen ir un poco a trompicones…