Me he quedado dando un garbeo por la página de AIR, que viene fenomenal para deahogarse y encontrar de nuevo el sentido de la vida. Una vez más, no me ha decepcionado. En esta ocasión traemos para su solaz aquí, en su Blogger amigo, el candente concurso de “Qué Parque tiene la lista más larga de prohibiciones“. Va ganando de momento el Parque Nacional de Plitvice, en Croacia. La lista de iconos puede llenar cómodamente una novela gráfica, y como ni yo ni el que envió la entrada sabemos croata, sólo podemos suponer qué significan los dibujillos.
Yo sospecho que en el parque en cuestión se prohíbe: coger flores, desenterrarlas (o quizá escardar), hacer fuego, asustar a los animales (o actuar de director de orquesta enfrente de las vacas), robar huevos de los nidos (o meter mano a los polluelos), robar estalactitas (estalagmitas parece que sí se puede), grabar tu nombre en los árboles, tirar antorchas (eso no puede ser una colilla, ¡qué espanto!), cantar y bailar al son de la música, hacer fotos (bueno, eso está permitido, que no hay barrita roja), dormir a la serena, tomar café a la puerta de la tienda, sobre todo si es en taza y sentado a lo indio, convertirse en un gigante y meterse en el río a ver si te cargas el puente, andar sobre las aguas (debe necesitarse permiso de la curia o algo), nadar a crawl, pescar peces de buen tamaño, ver pasar a un perro corriendo sin tratar de ahorcarlo, y tomar el camino más corto a pesar de que el sendero te indica que debes das más vueltas que una peonza.

Dado que a veces una lista de prohibiciones te indica lo que suele hacer la gente, me parece que Croacia puede ser un lugar muuuuuuyyy interesante…